ESQUISSES

Nord Perdu

Con la lengua a fuego lento comienza la ebullición.  Nostra raíz permite escuchar de primer jalón una idea general pero, no es un jaque mate, tiene su revés, pues la evidencia no es tal cuando la lengua intenta su primer movida.  Es como si no corriera a la misma velocidad lo que está en el exterior, que lo que te habita.  Justo como si el emisor exógeno se quedará con la partida mostrando a plena piel el juego, y dicha evidencia te ocupa a tal grado que no permite ir creando estrategia interna, y así casi en la obscuridad llega la señora desesperación sin invitación alguna y, se sienta a tomar el té.  Entonces sí las caricaturas llegaron para quedarse.

Eso, al oído se entiende harto.  Más cuando se han decidido a abrir la boca, es esa increíble evidencia que da la sensación a los hispanoparlantes de entender italiano o portugués; y a un francófono creer que en automático hablará español, esa inmediata evidencia por compartir el romance de nuestras lenguas, ni es tan inmediata ni tan evidente y justo esto no permite el esfuerzo necesario de desgajar la estructura de la lengua para construir el camino de letritas que caminan de adentro hacia fuera.

Entre balbuceos trato de ser paciente con mi bebé y cabecita de pibita que están en un cuerpo y cerebro de jermu, de enfrentar juntas la vergüenza y el ridículo, de bancarnos la rabia, de bailar el son y compartir las risas, igual hasta el más virgen de los ánimos no se salva de los choques internos que tienen el esplendor de la brutalidad en las discusiones académicas, pues una no se deja caer tan gozosa en reduccionismos, y entonces cual comercial gabacho aparece la salvación trasnacional, la liana inglesa, pero paso avante ignorando cualquier tarzanería, aunque sí, de vez en vez caigo en una red de circo centroamericano, pero nada que un acento CNN no pueda perdonar.

En el cotidiano el riesgo es más lindo, no tener elementos típicos para expresarse a pleno puede lengüetearse con más disfrute.

Años de esfuerzos diciendo que sólo quería hablar lo necesario, hacía retiros anuales, “los viajes del silencio”, y en el alboroto de la vida, más corriente que común venía ya esforzando por callar a lengua suelta, deseaba escuchar, cerrar los labios y entregarme en otros movimientos.  Por fin, sin tocar el timbre la simpleza me topa.  Puerta abierta a la sencillez de expresar lo necesario-gustable en el cotidiano, de hablar desde otros órganos.

1 réflexion au sujet de “Nord Perdu”

  1. Jeje, hablar lo necesario es tan insano como suponer que se debe bailar lo necesario. Deja mover tu lengua como mueves tu cuerpo, a final de cuentas son formas de comunicar, y cuando « no te entiendan » sigue hablando, si te place hablar en una lengua inventada, no te detengas, todos los lingüistas esperan material extra para analizar.

Répondre à JC Annuler la réponse.

Entrez vos coordonnées ci-dessous ou cliquez sur une icône pour vous connecter:

Logo WordPress.com

Vous commentez à l’aide de votre compte WordPress.com. Déconnexion /  Changer )

Image Twitter

Vous commentez à l’aide de votre compte Twitter. Déconnexion /  Changer )

Photo Facebook

Vous commentez à l’aide de votre compte Facebook. Déconnexion /  Changer )

Connexion à %s